viernes, 25 de mayo de 2012

Se levanta el telón y aparecen dos italianas hablando en inglés. ¿Cómo se titula?


Conversación imposible

Elsa
: ¿Sabes, Miuccia? Odio hablar con diseñadores, es lo peor. Así que esta conversación imposible entre nosotras es algo excepcional para mí.

Miuccia: Estoy de acuerdo, yo puedo hablar de moda con muy pocas personas, porque son estas pocas las que entienden de lo que estoy hablando, de lo contrario resulta ridículo o súper-técnico.

Elsa: Nunca pretendí convertirme en creadora de ropa.

Miuccia: A mí lo que realmente me llama la atención es tu vida, en éso consiste mi trabajo, en mi interés por la vida de las personas.

Elsa: ¡Ah! De éso sí que podemos hablar, acerca de la vida...¿Y quizás un poco sobre vestidos? ¿Sabes? En mi niñez era muy impetuosa, con una imaginación desbordante, siempre me metía en problemas.

Miuccia: Yo trataba de obedecer, lo intentaba, pero no era una buena niña.

Elsa: No, no, de ninguna manera, debiste ser cortada con el mismo patrón de joven problemática.

Miuccia: Éso es, buscaba aquello que fuera lo más raro y extraño, hacer las cosas más tontas, de hecho me hice mimo en esa época.

Elsa: ¿Mimo?

Miuccia: Sí, la cosa más loca que podía hacer en Milano mientras vivía con mi familia.

Elsa: Pero no creo que fueras tan problemática como lo fui yo.

Miuccia: Completamente. El teatro era un mundo de pecados.

Elsa: ¿Y tú? ¿Te escapaste de casa?

Miuccia: No, no.

Elsa: Creo que no es un secreto que yo conocí a un hombre y que tuve una hija, Gogo, posteriormente el que era mi marido nos abandonó. Y por casualidad encontré la salvación en mi incursión en la moda.

Miuccia: Claro.

Elsa: Encontrando la belleza a mi manera.

Miuccia: Tuviste una vida mucho más difícil que yo y ésa quizás es una de las razones por las que me gustas; también me gusta tu trabajo, le encuentro sentido.

Elsa: Tengo curiosidad, ¿Cómo pasaste del mundo del mimo al de la moda?

Miuccia: Me gustaba la moda, me encontré a mí misma en la moda, odiándola y haciendo las cosas más feas posibles para la gente cercana. Ser mujer y diseñadora en los 60 y 70 era lo peor, pero me gustaba tanto que continué en ello de todos modos.

Elsa: Claro, claro, ahora comprendo por qué estamos aquí. No sólo por la moda sino por cómo vivimos.

Miuccia: Sí, al final existen muchas similitudes.

Elsa: Sí, muchas similitudes. ¡Salute!



Traducción: Dear XuxeX

4 comentarios:

  1. No doy credito, no doy credito, no doy credito... pensaba que te lo habías inventado y resulta que es verdad... Lo del mimo de Miuccia me deja con la tensión por lo suelos, voy a tomarme un café.

    ResponderEliminar
  2. Dado tu estado no sé si decirte que también fue comunista, al final lo he dicho, imagino que soy responsable de tu probable lipotimia ;)

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilla. Qué estupendo el set, la luz, qué buena idea. La Miuccia me ha parecido listísima.
    Me pregunto si el Sabadell les habrá copiado.
    Estupenda entrada. Quiero ir a New York.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Está muy logrado, salvo que esta Schiap no se parece mucho a la auténtica, y sí Miuccia es más lista que el hambre que hay que pasar para que siente bien su ropa.
    Un beso.

    ResponderEliminar